viernes, 1 de febrero de 2008

REALIDAD DE ESPEJOS ENFRENTADOS (2006)


Pablo Javier Piacente

Descarga (venta online) como e-book en Amazon (vía editorial digital Emooby -Portugal-).

Madrugada


Estoy en ese espacio de la nada
en la noche incesante
me espera el día nuevo y la vieja tarde
me grita su nombre
todo parece quieto entre las penumbras
y el silencio
pero tu voz pequeña,
callada en el sueño,
me acompaña
desde los jardines del inconsciente busca
apaciguar
el fuego que alimenta en mi boca el deseo
primario,
la angustia de las cosas que se fueron,
la verdad que duele clavada en lo profundo
de cada mañana,
las promesas que no podremos cumplir,
la distancia que borra el horizonte y pone
piedras en las venas.
Mientras, yo sigo intentando hacerme
diestro con el trapecio de las palabras,
con el ajedrez verbal que calma mi locura.

Urbanidad

La poesía no se escribe, se escupe
Sobre papel higiénico a medio usar,
En algún extremo de un diario amarillento,
Detrás de tickets de hipermercados,
Junto a célebres frases hechas en sucios
boletos de colectivos,
En paredes atisborradas de publicidades,
Declaraciones de amor,
Letras de rock,
Esvásticas,
Graffitis...
La poesía no se escribe, se escupe
Y entra a rodar como la vida,
Y se confunde con la ciudad,
Porque forma parte
De su oscuro laberinto.

Suspiro

¿Cuál será el sonido de los sueños?
¿Será hueco el mudo grito que me
desgarra?
Saber que la luna muda su pesada cara de
plata
Parece un suspiro en esta noche que gira
El viento aleja de mi memoria las horas
que no recuerdo
Cuando en el mundo de tus manos
ansiosas
La vida baila sobre la cuerda de la suerte.

Cuando Me Hablo

Frenesí
Ruta de luz
Viaje al fondo de la nada
Sonido húmedo
Tambor arcaico
Caballo de miel
Cantando villancicos
Bajo la lluvia
Temor
Gris
Es el sabor de la ausencia
Y renacemos cuando entendemos
Que la verdad
se amalgama con el barro
día a día
En silencio
Tus ojos gotean
la savia de mis ojos
Cuando violo tu mirada
Bajo el sol.

Silencio

Entretejiendo lenguajes
Percusión planetaria
El grito de las entrañas de la urbe
La violencia contenida que desborda en ríos
Sangre a borbotones
Debajo
En el núcleo
El fuego alimentando iras
Crece y crece la desidia
Nadamos sobre lava
Electricidad en el alma
Del pájaro primero,
Del hombre puro,
Del árbol naciente,
Afuera esta danza agobia
Adentro
Todo el silencio.

Sin Giros (Política De La Mentira)

Parece nomás que el hombre persiste
Siglos y siglos de hipocresía
Nadie dispuesto a pararse bajo el
manantial
A recoger los frutos de un destino árido
Que pueda invertir el anodino
Sentido de las agujas en el reloj
Ningún valiente que pueda hacer escuchar
sus gritos
Que hablen de una tierra tenue que sólo
pare iras
Que hablen de una boca hambrienta
Que le niega migajas a mil bocas
Que hablen de muerte bajo el sol rojo.
Parece nomás que el hombre persiste
Habrá que salir entonces
A fabricar espejos.

Hombre Verbo

Túnel profundo dónde se oculta la especie
espiral infinita dónde germina el lenguaje
todos somos el eco de una palabra
que se repite por siempre
todo se cifra en la palabra
que se desvanece.
Y después del tiempo
no hay nada que nombrar
todo lo dice el silencio
y después del verbo
no hay nada que gritar
todo lo explica el deseo.
Muchos se protegen
tras la niebla de las apariencias
siempre la forma nunca el sentido
y así se revela la palabra
que es una y es mil
aunque otros sigan callando
aunque todos sigan juzgando.

Recreado

Presa de tu corazón agrietado nado en
soles distantes
agiganto los latidos de mi fuerza
escondida, tímida
renazco arrancándome esta mirada antigua
y hueca
descifro los enigmas de mis días esquivos.
Gracias a tu amor de mieles tibias me hago
uno en la discordia
reúno mis partes dispersas para amarte
entero, único
ergido en la madrugada de los miedos te
poseo encendida
y tu cuerpo de mariposa triste me recibe
en silencio.

Imposible

Podrá haber un día
de jalea de corazones sin aire
de últimos caracoles agonizantes
de piedras que lloren ira
de mares secos y mudos
Podrá haber un día
dónde la música extrañe sus ecos
en el fondo de un valle gris
dónde los colores olviden sus brillos
y miles de miradas se cierren
Pero nunca llegará el día
en el que todo el arsenal de tus sonidos
deje de desarmarme
y deje de estimular nuevas lágrimas de
placer
en estos ojos
tan torpes
como tuyos.

Ojos

Se abre la luz al fuego de las cosas
y se hace tiempo la nada de un sonido.
Abrimos las puertas de los sentidos
para beber silencios
y creemos que el cielo está lejos
inalcanzable
como la perfección de una rosa.
En realidad la meta es el sol que hoy nos
quema
y tus ojos que me miran esta mañana
alumbrando
como la primera vez.

Afuera

Entre cuatro paredes
la libertad ríe
la verdad se hace presente
tu cuerpo me toca y son fuego mis manos
mis manos de barro que sirven para
ensuciarte
para empaparte con la locura de mis
desiertos internos
para ahogarte con el agua de mis
frustraciones y mis deseos
para asesinarte con tanto amor torpe.
Entre cuatro paredes
somos dos que sentimos latir al mundo,
todavía el viento parco nos responde.
Entre cuatro paredes, solos,
hay algo de vida buena.
Afuera
en las calles del ruido
en el imperio del miedo
sólo hay mucha muerte festejada
acechando.

Utopía de Color

Que tal si me saco la cabeza
y la dejo sobre la punta de un mástil de
plata
en exhibición para que se rían los reyes de
la noche
goteando mi savia sobre arenas de
negrura.
Que tal si se me ocurre arrancarme los ojos
y destinarlos al museo incendiado de las
miradas
dónde todo brilla como el oro
pero huele como el estiércol
dónde tantos sueños se hunden
en las babas de mil arañas.
Que tal si me proyecto renacer
y hago de tanto sol desperdiciado
un ciego solo
vientre acogedor
un tibio torpe
paraíso multicolor.

Sin Poema

Si la hoja en blanco me viera
en el espejo de mi ausencia
Podría ser una luna fría pariendo
a la bestia ciega que me desvela
Podría beber la sangre de mis miedos
hasta hacerlos un jugo espeso de secretos
un juego inútil de momentos
Podría quemarme las manos con el tiempo
y hacer de tanta nada
un nuevo intento.

Nuevas Inquisiciones

¿ Por qué no crear espacios en el ánfora de
la luz?
¿ Por qué no convocar a los árboles a su
latido de tierra?
¿ Por qué no violar con colores asesinos
tanta lactancia quieta de la noche?
¿ Por qué no sentirnos uno en la carretera
infernal del deseo?
¿ Por qué las estrellas no bajan a brillar
en los patios silenciosos
de los enfermos de soledad?
¿ Por qué el mundo gira, vive, estalla
y el sentido lo mira de costado
con filosa cara de sorpresa?
¿ Por qué la muerte es un río
y nosotros pesada agua fétida?
Será porque los payasos de la nada se han
olvidado de cantar
y todos
y la alegría
nos hemos
confinado al silencio.

Transmutación

Hubo un momento en que ella
no fue más ella
y se dejó llevar por las uvas de lo siniestro
por el vino de amapolas
de la nada
y entonces otra, esa otra magnánima
inabarcable
jugosa
alunizante
se transformó en un ángel grisáceo
dispuesta a hacer un río manso
con todo mi fuego
acumulado.

Todo Aire

"Todo lo sólido se desvanece en el aire''.
K. Marx/ F. Engels.

Hipócrita abrazo del placer
Fugaz retorno al vientre materno
Primaria imagen de una vida acuática
Todo lo sólido se desvanece
Momentánea irrupción de un orden divino
que se hace añicos contra el mármol
de la sensualidad
que se destruye cuando el cielo gesta
prismas de ira
Todo lo sólido se desvanece
Todo lo sólido se desvanece
porque el hombre busca abismos
porque el mundo
es abismo
Todo lo sólido se desvanece
en el aire,
Todo aire se desvanece
en el tiempo agrio.

Destiempos

Los ruidos de la tarde zumban
los insectos somos nosotros
fieras asimétricas en la selva impune
detrás de ojos invisibles que nos juzgan.
La muerte es como un vino agrio
que se encuentra en el bar de la esquina
El semen derramado es un instrumento
para la paz
el sexo en la mente, la mente en el sexo
provoca que no nos matemos unos a otros,
nos aplaca.
El reloj de la mirada universal sigue
marcando las horas
las horas que ese otro quiere, ese otro
gigante e invisible
El reloj universal es el que juzga
con tanta injusticia legitimada.

Río

Ella recoge el polvo de las flores
bebe el alma blanca de las paredes
ancestrales
disuelve para sí el color escarlata de las
utopías
entiende como nadie el idioma de la vida.
Ella es el paraíso perdido de la verdad
es un tiempo sin tiempo que se deshace
entre las nubes
es una rueda de cielos, un gas, un prisma
asesino
es un pájaro simple que muere de a poco.
Para ella el mundo ofrece
la rutina
el sol
el hambre,
la codicia
el mar
las mentiras.
Para ella un inmenso valle de muerte.
Para ella un río de días
que fluye y fluye.

Secreto

Libélula del olvido
Boca de sueños
Desnudez de terso ángel sediento
Apetito de loba en luna llena
Mirada de negro incendio
Temor inquieto
encerrado en la caja de la vida
Hambre de soles
protegiendo un silencio que palpita.
Ese es
tu exacto cuerpo de mujer
Ese es
tu perfume nuevo de verde ansiedad
Ese es
nuestro ingobernable secreto.

Enumeración del odio

Odio al mundo porque el mundo odia al arte
Odio al mundo porque el mundo odia lo distinto
Odio al mundo porque el mundo odia la belleza de las
cosas
Odio al mundo porque el mundo odia al silencio
Odio al mundo porque me odia
cuando clava en mí las estacas de la vergüenza.
Odio al mundo porque el mundo odia la verdad
Odio al mundo porque el mundo odia la justicia
Odio al mundo porque el mundo odia la locura
Odio al mundo porque el mundo odia lo sinuoso
Odio al mundo que los hombres supimos construir
y pongo un ladrillo
para levantar uno nuevo.

Así naces

Bajo la línea roja de sinsabores
que tejen los tangos agrios
de esta noche
se subleva en mí el oro glacial
del recuerdo.
Y ella se dibuja en una cara difusa
en una cruz incesante
que sobrevive entre los tiempos
protegida por la leche de los siglos.
Así caen las horas
caen los soles
caen los hombres
caen los pueblos
Así nace tu boca
nacen tus pequeños senos de almíbar
nace tu sexo
nace tu piel profunda
sedienta de fuego
sobre los dolorosos y sublimes
océanos de la memoria.

Majestuoso Recuerdo

''Mi soledad es todo cuanto tengo de ti.
Aúlla con tu voz en todos los rincones.
Cuando la nombro con tu nombre
crece como una llaga en las tinieblas''.
O.Orozco.

Dolorosa
Eterna
Solar
vuelve tu magia.
Es como un árbol sagrado,
como un tatuaje hecho de ayeres.
Repentina,
en la madrugada de la emoción,
busca mis lágrimas y encuentra
la música tibia de la soledad.
Se acerca a mis manos de pájaro
noctámbulo,
creyendo que allí hay libertad
creyendo que en esa pobre piel
de inquieto navegante del silencio
hay secretos de vida,
de mañanas,
de agonías.
Y por fin
el celestial parpadeo del alba,
haciendo de tus sueños un espejo del alma
mía,
reconoce entre sus hijos verdes y puros
al enorme fuego
de tu embrujo.

Música

Poesía de peces que me llama
Romboidal ausencia de silencio,
abarcador silencio
Ventana hacia el abismo perfecto
de la sinrazón
Olvido
Recuerdo.
Agua de rencores
Piel de angustias
Fuente de vanidad
Cubo de fracasos
Juguete del alma presa
que se libera de las cadenas
de la resignación,
sueño humedecido
Realidad de espejos enfrentados
Vida
Muerte.

Ciertas Cosas

Tu rostro herido
Tus inolvidables gestos
Tu sangre hermosa y pesada
Tu antigua luna en los ojos
Tu letanía de noche gélida
Tu boca hacedora de belleza
Tus sonidos
Tu eternidad.

Instantáneo

Hay una música de agua que se esconde
en los pliegues de la pared.
Es como un canto de aves ancianas
que descorren el velo de las cosas.
Me llaman, me tocan, me matan los
murciélagos del dolor
con su sabor a noche violada.
Y sigo encerrado en la caja de la vida
pensando incoherencias,
y sigo, insensato, absorbiendo el único
segundo de la creación,
haciendo de tu cuerpo incinerante un
paraíso desconocido,
abriendo mis jugos a tu recuerdo.
Al final creo encontrar una forma
para hacerme
mariposa
en la madera que te habita,
al final intento el sagrado sacrilegio
de devorarte,
de mutilarte
en el quieto
día de mis entrañas,
en el oscuro trono
de mis desvelos.

Un Deseo

Hacer del cielo una burbuja de luz
Parirse a sí mismo
en las profundidades de un mar agrio
Nacer y rebautizar a las cosas
con nombres más originales:
que el aire sea gnomostidón
y el silencio kasiosferatón,
Sentir el alma de los colores,
hacerlos humanos,
Demoler éste viejo globo
y construir
una nueva casa.

Las Cosas

Por la noche las cosas en la casa
se quedan dormidas,
Pero guardan en ellas
un alma pequeña y encendida.
Así veo como las sillas cobran vida
adoptando alas de elegantes libélulas,
los tenedores y los cuchillos salen de su
letargo
para hacer el amor furiosamente,
la mesa se parte en dos y de ella
brota un corazón,
las cortinas se abren y se cierran
en una gimnasia feroz,
las lámparas se prenden y se apagan
haciendo fatigar a la luz.
Es que con ésta sencilla ceremonia
las cosas demuestran que existe
un agua vital que las recorre,
eternamente.

El Verdadero Triunfo

La tierra tiene ojos que miran para adentro
y adentro
Muy adentro
Se ven caras cansadas de gente deforme
que sufre su destino subterráneo,
Oscuro
Oculto.
Gente que parece hermosa
cuando otra gente,
con su omnipotencia de luz y superficie
enfundada en trajes de poder y egoísmo,
decide amputar los sueños de los demás
y bajar el telón de la vida.
En ese momento los pisoteados
Los escupidos
Los violados
Los perdedores
(poseedores del
verdadero triunfo,
el triunfo de la fe)
Eligen gritar,
Gritar hasta el final.

Las Manos Que Duermen Dentro De Una Gota De Agua

Un tiempo de gotas universales,
gotas de agua que contienen mundos,
porque dentro del agua minúscula
existe otra vida igual de pesada,
una aglomeración de caras grises,
millones de bosques con almas frías,
muchas manos en soledad que quieren
unirse
pero
ésta noche del sentimiento que nos cobija
como un mapa del descontento
no quiere saber nada de uniones,
sólo busca clavar las estacas del aire
para hacer agujeros y túneles en los
corazones,
para hundirse en los ríos de la gente clara
y fabricar canciones de la miseria,
llantos como incendios,
manantiales
de insana quietud.

Danza

Acribillada dentro de la luz,
negra luz que te cobija
Danzas como una luciérnaga en la nada,
en el gas absurdo que te incinera
Gozas como una niña, entre las sombras,
del divino gusto del miedo
Hablas como muerta, montada sobre el
pasado,
con la voz impiadosa de lo eterno.
Creo que si fueras pan te partiría en mil
migajas,
migajas para mi perversión,
migajas para mi destrucción.
Haría sangre tu cuerpo - flor, un asesinato
perfecto
para publicar
en los diarios.
Haría oasis el paisaje
de tus labios abandonados.
Pero hoy, pequeña selva inexplorada,
junta la sal de tu sueño
y ven a bailar conmigo
la danza
de la emoción.

Consejos Para Madres De Hoy

Déjalo caer
Calcula la medida exacta de su dolor
y déjalo caer.
Muéstrale el espejo ensangrentado
de la angustia
para que vea sus propias heridas
y comprenda que por siempre allí
estarán
y calla.
Déjalo levantarse
Contemplar la gigantesca tragicomedia
de la codicia,
la que nos toca vivir,
y déjalo pensar que puede destruirla,
suplantarla por el universo de la diferencia
y la armonía,
eclipsarla.
Y, por último,
déjalo resignarse
y ser uno más.

Oscura Flor

Ayer caí,
oscura flor
perdí las hojas quietas
de mi nada multiforme
agité los lagos mansos
de la fiera que me habita
Sentí a mi sangre
multiplicarse.
Ayer caí,
oscura flor
te vi succionar mi negro desconsuelo
me masturbé mirando
tras los ojos del pasado
como un voyeur
de la eterna nostalgia
en el panóptico de un mundo inservible,
narcótico.
Ayer caí,
oscura flor
y vi tu pelo deshacerse
en el silencio del agua.

Gritos

Equinoccio perpetuo de los vientos
Raigambre insomne de la tierra
Mineral violado por espadas
Canto quieto de las alamedas
Océanos agonizantes de sangre y petróleo
Animal profundo de la América negra
Todavía tus gritos se escuchan
Soleados desiertos de nadas inmensas
Ayer de ángulos estrechos en flor
Nubes rabiosas que escupen metales
Mañanas de playas calladas, canciones
de pájaros con ojos invisibles
Selvas indias que vomitan luz
Todavía tus gritos se escuchan
Se escuchan tus gritos de libertad
como se enciende la muerte de los
sueños
como se desangra el hijo de la noche
como se esconden las banderas de lo
nuevo
como la oscuridad nos sigue ganando,
como la tierra pesada
te sigue llorando.

Ruidos

Pájaros giran
Arriba
sólo
sangre
Abajo
la quietud de unos labios.
En mi cabeza
Ruidos
Incalculable coherencia
en la incoherencia
Después el cielo se masturba
y caen gotas de furioso semen.
Una gota se posa
sobre aquellos labios quietos
en el instante en que los beso.
Rumores
Poca gente que camina
La calle duerme su sueño de volcán
y ese chico come basura
alimentando
su destino de paria.
Nosotros creemos amarnos,
el beso termina
y la lluvia sigue.

La Revolución De Tu Boca

Provocan terremotos en mí
los movimientos de tu boca.
Me incinera ver como ella se mueve,
libre,
por el increíble paisaje
de tu rostro interminable,
como recoge
los dolores que el mundo te reparte,
como se hace eco
de tu florecimiento.
Por eso quisiera ser
ese insecto minúsculo, insignificante,
que se posa en tus labios
y bebe
esa leche subversiva.

Arena

No hay nada que se parezca
al brillo-bosque
de tus ojos
A la madera de sueños
que se deshilacha
entre tus hombros
A tu espalda generosa
que recibe al sol
cuando despiertas
A tu boca radiante
de sangres primeras.
No hay nada que se parezca
a tu piel protectora
de mundos cálidos
A tu sexo-selva
que esconde la savia
de otro laberinto
El laberinto
de lo que sientes
El amor encerrado
bajo la arena.

Piedras Huecas

Las uñas gatunas de tu mundo
desgarran
la piel de los sueños
rasguñan inocencias de jazmín
hacen negro en el rojo de la sangre pura
Aniquilan.
Las uñas gatunas de tu mundo
postergan fiestas en los pueblos
devastados
llaman a los cielos en busca de tormentas
construyen muros en las almas libres
Lastiman.
Pero la sangre ya bañó los continentes, los
países,
las ciudades, las calles, los comercios, las
escuelas,
las casas, las alfombras, los baños, las
cocinas,
los salones, las camas, las cortinas, los
cuerpos,
los rostros, las piernas, las caras,
ya la sangre llegó a la punta de los dedos
de la gente callada.
Ya los pianos rotos de la ira,
con su música de piedras huecas,
dijeron
BASTA.

Misiles en el río

Luz en el agua
Se enciende
Cuando bailan los círculos exactos
Con el golpe
De la piedra
Y rueda el sonido
Destrozando moléculas
Abriendo sentidos
En la tarde callada.
Rumor de hojas y aves alertas
Cuando el río canta
Y la multiplicidad de las cosas
La inabarcable diversidad universal
La complejidad en el laberinto
De infinitos organismos vivos
Se resume en el agua
Rompiendo su paz.
La piedra rodando en el río
Dejando grietas en su corazón
Es como la noche vieja
Creando surcos en el cielo
Para que el día limpio
Imponga
Su dictadura de sol.

Todo muere lentamente

El sol quiebra la tierra
El agua se evapora
Muere lentamente.
El cielo se hace negrura
El día cierra la persiana
Muere lentamente.
El árbol talado pierde equilibrio
Se balancea con destino de derrumbe
Muere lentamente.
Los ojos de un viejo se hacen grises
Su brillo se escapa hacia alguna estrella
Muere lentamente.
Las cosas de la casa pierden valor
Las reemplazamos por otras más nuevas y vigorosas
Y mueren lentamente.
Tu vida es una gota lenta
Que cae hacia el abismo
Negro abismo sin sentido.
Tu vida depende de hilos de sangre
(Irrisorios y precarios hilos de sangre)
Tu vida
Muere lentamente.

1 comentario:

marito dijo...

tops
Excelente.Cuando gustes pasa por http://reunion.6.forumer.com y postea este blog